15/03/2009 -- Patricia Prieto, Los Ángeles (La Opinión) -
Alcaldesa de Lynwood


Ser empresaria es la pasión que mueve la vida profesional de María Lourdes Sobrino, quien se ha dado a la tarea de inspirar a otras mujeres a ser emprendedoras de su propia compañía.

Según cuenta, tuvo su primer negocio en el área de organizar convenciones entre Estados Unidos y su natal México, pero ante la gran devaluación del peso mexicano en 1982, decidió establecerse en el sur de California y "no retornar a México fracasada".

"Comencé a buscar un nuevo nicho para mis habilidades empresariales", expresó. "Y sin planearlo resulté creando Lulu's Dessert; esto cuando vi como consumidora que en las tiendas de Los Ángeles no se vendían gelatinas preparadas para el consumo inmediato".

Fue así como tuvo la idea de comenzar su "tiendita de gelatinas" en la ciudad de Torrance.

Empezó en pequeño para ver si su producto tenía éxito. Y, al parecer, como ella misma asegura, se encontró en el perfecto momento para introducir en el mercado angelino un dulce que traía a la mesa de muchos hogares la nostalgia de un postre clásico de México y de otros países latinos.

"Cuál fue mi sorpresa al ver que los negocios donde dejaba mis pocas gelatinas empezaron a pedir más y más... y la demanda creía mientras yo me divertía investigando cómo producirlas de manera industrial cuando logré prolongar la vida de los ingredientes que usaba para cada receta que aprendí de mi abuela", dijo.

Hoy Sobrino recuerda cómo la gente se reía de su "loca idea". También recuerda cómo, cuando creció la demanda de sus gelatinas, tuvo que buscar un local más grande en Gardena para poder cumplir con los pedidos.